Un espejo reviste un objeto de mucho interés para colocar en distintos espacios de la casa. El asunto clave está en saber cuál es el mejor lugar y qué tipo de espejo es el más idóneo para sacarle el máximo provecho. En este artículo tocaremos ese tema y seguro que será útil para muchas personas.

Existen áreas de la casa donde es indispensable colgar un espejo, como en el baño, por ejemplo. En este lugar es donde nos aseamos, y seguramente, realizamos algunas actividades que tienen que ver con el arreglo personal, como plancharse el cabello o arreglarse la barba, en el caso de los hombres.

Pero la elección de un espejo idóneo para cada espacio no es tan fácil como podría llegar a pensarse. Es necesario revisar muchos modelos, su diseño, el espacio disponible en el lugar, entre otros. Es por esta razón que una de las mejores alternativas antes de hacer una compra es visitar un sitio web especializado en la materia como www.espejosdecorativos.org.

Dentro de su amplio catálogo de opciones disponen de espejos útiles y que varían en su objetivo, ya sea que se busque un tono vanguardista o que lo principal sea algo rústico. En general eso no importa, porque para cada gusto habrá uno ideal, incluso con distintas formas, ya sea que se precise redondo, alargado, etcétera.

Incluso, el mercado ha avanzado tanto en la materia, que ya es posible conseguir espejos con algún otro añadido de alto valor para quien lo adquiera, como los zapateros espejo o los que son especiales para hacerse un maquillaje profesional. Incluso vale la pena echarle un ojo a versiones como los espejos en forma de ventana.

El baño

Ya lo mencionábamos más arriba, de todos los lugares de la casa, el baño tiene un protagonismo especial cuando de espejos se trata. En muchas ocasiones las personas consideran que una versión de tocador es más que suficiente, pero en otros, un espejo largo será lo más conveniente.

En todo caso, aquí lo más provechoso es que el baño goce de buena iluminación para que se puedan valorar todos los detalles corporales cuando se esté en la intimidad y se ejecuten las acciones personales.

El recibidor

Sin lugar a dudas, éste es el otro espacio que podría decirse que tiene carácter obligatorio al hablar de espejos. La primera razón que da valor a esto es que permite tener una imagen sobre cómo lucimos antes de salir de casa. En este caso, un espejo redondo de mediano tamaño, podría ser lo ideal.

Ahora bien, ya que el espejo absorbe y refleja luz, lo más conveniente es que siempre se ubique en una de las paredes laterales del recibidor. Así se evitará el impacto de la luz del sol cuando se entre a la casa y éste se encuentre de forma directa al espejo.

Lo bueno de este tipo de espejos en este lugar, es que aplican de manera ideal para la decoración, pudiendo complementarse con una mesa con fotos, un florero y alguna cesta que será de mucha utilidad para colocar las llaves y otras cosas al entrar.

En la habitación o el vestidor

Una de las rutinas más habituales de todas las personas, al igual que asearse es vestirse, por lo que para llevar a cabo esta acción cotidiana será necesario disponer de un espejo que además aporte una relativa decoración, tanto para la habitación como para el vestidor, en caso de disponer de ese espacio.

Aquí es clave que el espejo sea largo y con un buen ancho, de manera que nuestra imagen quede bien representada y que también admita alejarse un poco para ver desde todos los ángulos posibles el resultado final.

Los espejos no solo facilitan que veamos nuestro reflejo, aunque es un hecho que es su principal función, también ayudan a decorar los espacios y aportar luminosidad a los lugares que queramos. Es un hecho que un espejo bien colocado en un pasillo, por ejemplo, logrará que éste se vea mucho más claro y hasta más grande.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here