Cuentos:Rimpel y Nudel

>Cuentos

Rimpel y Nudel


Milagro: RIMPEL Y NUDEL

Para Mario Carvajal y Carlos Saraniti en Santiago de Chile, quienes también conocieron el maravilloso mundo de Rimpelnudel. Ian.


Uno de los milagros m√°s asombrosos que me han visitado en mi vida fue la aparici√≥n de Rimpel y Nudel en mi ropero cuando era joven en Santiago de Chile. El a√Īo era 1970. El siglo pasado. Yo estaba en mi cuarto tocando mi guitarra, tratando in√ļtilmente de cantar una canci√≥n y me dio fr√≠o porque ten√≠a la ventana abierta. Era invierno, mes de junio y llov√≠a a c√°ntaros.

Abrí mi ropero para sacar un sweater y cual no sería mi sorpresa: dentro del ropero había un camino de ropa que se perdía en la distancia y dos seres que iban caminando hacia el horizonte.

Atónito y asustado cerré la puerta del ropero y salí a caminar afuera bajo la lluvia.Se me ocurrio una canción:

Necesito caminar
entro a la fría Catedral
busco un rinconcito pa echar mis huesos
sentarme a descansar...

Ya mas calmado pero a√ļn sorprendido, tanto por la experiencia del ropero y la linda canci√≥n que esa visi√≥n me habia inspirado, volv√≠ a mi cuarto.

Toqué la canción con mi guitarra -recuerdo que la nota SOL era la mas apropiada y abrí el ropero nuevamente.

El camino de pantalones, camisetas, ponchos, calcetines, calzoncillos, chaquetas y qu√© s√© yo, a√ļn estaba ahi! Pero esta vez los dos seres saltaron desde el ropero y se sentaron a mi lado en mi cama. Eran peque√Īos humanoides, no enanoides sino humanoides.
El uno me dijo con una maravillosa voz de tenor -yo me llamo Rimpel. Mucho gusto-.
Y el otro agregó con una muy suave voz de soprano -y yo me llamo Nudel. Mucho gusto tambien, Ian-.

Me estrecharon la mano y yo murmuré un -mucho gusto también... pero cómo... por qué..?-

Rimpel vestía una chaqueta azul larga hasta sus rodillas. Pantalones rojos pata de elefante, botas negras caracoleadas en la punta y un gigantesco sombrero negro. Y Nudel una camiseta blanca con un dibujo móvil que cambiaba de tema a cada segundo: un galeón pirata, una sirena, una culebra, el rostro de una mujer maravillosa... Sus pantalones eran cortos hasta las rodillas y usaba zuecos blancos. Ambos tenían barbas y bigotes cafés y cabellos negros hasta los hombros. Eran flaquísimos, huesoides, y me llegaban hasta la cintura.

Rimpel me dijo con su acento de la region chilena de Magallanes -Tu te las dai e m√ļsico.
Escucha...- Y tomó mi guitarra y me cantó con su maravillosa voz de tenor:

Necesito caminar
ando por el Parque Forestal
doblo la Alameda
se ha puesto un traje
de tarde eléctrica...

Y Nudel me dió la parte B de la cancion con un sopranísimo andante en mi menor:

Lejos cerca quizás dónde
Se encuentra ese mar
Se encuentra el ag√ľita que me ha de regar...

Se pusieron de pié, me hicieron una reverencia y desaparecieron por el camino de ropa.Jamas los volví a ver.

El ropero volvió a ser un ropero clásico.

Hoy, aqu√≠ en Copenhague, septiembre 2008, son ya las tres de la madrugada. Hace una hora atr√°s sent√≠ golpes en mi ventanal que da directamente a la calle. La abr√≠ y entr√≥ un ser que yo habia visto en alguna parte. Era alto y flaco, cabellos blancos largu√≠simos hasta las rodillas, barba y bigotes idem, un sombrero de cowboy rosado, terno y corbata negros, y descalzo.Me dijo con una voz impresionante de bajo -Hola Ian, tanto tiempo. ¬ŅNo te acuerdas de m√≠? Me llamo Rimpelnudel. Ven√≠a a ver si terminaste la canci√≥n...-.

Ian Welden DINAMARCA Nac√≠ en la otrora tranquila ciudad de Santiago de Chile en 1948. Mi infancia feliz consisti√≥ en trepar a los maravillosos bellotos y sauces de mi barrio para inspeccionar nidos y huevos de misteriosas aves; enamorarme de cuanta ni√Īita encontraba a mi paso y escribir y dibujar cuentos y c√≥mics. La adolescencia me sorprendi√≥ siendo un estudiante que jam√°s estudiaba pero que ganaba todos los concursos de cuento y poes√≠a del Liceo n√ļmero cinco de hombres, Jos√© Victorino Lastarria. Estudi√© publicidad, artes pl√°sticas y comunicaci√≥n de masas en la Universidad T√©cnica de Santiago y en 1974 organiz√© mi mochila con lo estrictamente necesario y vol√© a buscar consuelo donde mi madre patria, la maravillosa ciudad de Barcelona. Un a√Īo mas tarde camin√© hasta Escandinavia, Copenhague, donde desempaqu√© y clav√© para siempre mi bandera chilena. En realidad toda mi vida me la he pasado escribiendo, haciendo gr√°fica y componiendo m√ļsica, pero jam√°s he publicado. En Dinamarca trabaj√© en los campamentos para refugiados de la Cruz Roja Danesa. Entre otras labores, escrib√≠ "tomos" de poemas y relatos acerca del destino de refugiados de casi todos los pa√≠ses del mundo. Coleccion√© tambi√©n sus escritos e historias e hice una exposici√≥n de mis artes gr√°ficas acerca de la guerra civ√≠l en Yugoeslavia ("GUERRA MUNDIAL TERCERA FASE"). Ahora ya viejo, descanso en los banquitos de las plazas de La Calle Larga de Valby (Valby es mi barrio en Copenhague); visito por las noches el Caf√© Cir√© y escribo estos "milagros". Por qu√© "milagros"...? Ian Welden

Valby, Copenhague.

ian.welden@mail.dk

Cuento original de Ian Welden. 2008.


Cargando juego....



  • Le√≠do881 vecesValorado3 puntos de 5
  • Valora este cuento






¬°¬°Juega a Pipo Gratis!!

Custom Search



Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tr√°fico.
Google recibe informaci√≥n sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. M√ĀS INFORMACI√ďN ENTENDIDO