Cuentos:La Diosa Freya y ...

>Cuentos>P√°gina 12

La Diosa Freya y ...


Milagro: La diosa Freya y la crisis de la levadura
En honor de la RAE

Ian Welden, 2009.


1

Allá arriba donde el planeta se codea con el cielo y la gente se abre paso entre auroras boreales para ir a sus quehaceres cotidianos, las Islas Feroe se equilibran sobre las gélidas aguas del Océano Atlántico Norte. Comadre de países tan disímiles como Islandia, Groenlandia y Escocia, este inverosímil rompecabezas de diez islas verdes y frescas cual esmeraldas suele ser el lugar de vacaciones de Freya, la diosa nórdica de la fertilidad, el amor y la alegría de vivir.

Ahora, en otro pa√≠s m√°s al sur, el Reino de Dinamarca, c√©lebre en el mundo entero por sus formidables tormentas de hielo, sus patitos feos, sus melanc√≥licas sirenas y sus panes y pasteles y cervezas, se produjo hace algunos a√Īos atr√°s una violenta discusi√≥n entre panaderos, pasteleros y cervezeros en torno a la imprescindible y milagrosa levadura.

Los panaderos afirmaban que este producto natural que da consistencia y cuerpo al pan se llamaba dura leva (del latín: duro y levantar); mientras que los pasteleros, seres más intrincados y metafísicos, insistían en las palabras leva y dura (del latín: levitar y durar). Y los cerveceros estaban siempre tan borrachos que que no estuvieron en condiciones de presentar una teoría coherente.

2

Fil√≥sofos, fil√≥logos y ling√ľistas fueron consultados hasta el hast√≠o por la prensa y la televisi√≥n. El debate se expandi√≥ por la internet a todos los reinos escandinavos con tanta intensidad y fuerza que sat√©lites y estaciones espaciales cayeron desde el cielo estrell√°ndose contra el planeta.

La producci√≥n de pan y bizcochos, cervezas y levadura se estanc√≥ durante muchos a√Īos. Los s√ļbditos n√≥rdicos salieron a las calles a apedrear sus panader√≠as y pasteler√≠as y cervezer√≠as; los estudiantes y los sindicatos hicieron monstruosas manifestaciones de protesta destrozando todo a su paso y los pol√≠ticos y la realeza se fueron a vivir a Ibiza.

Y ya no hubo mas levadura o duraleva en los otrora apacibles reinos escandinavos.

Las noticias llegaron a las diez islas fereoenses y a los o√≠dos de Freya. Y la formidable y bella diosa dorada interrumpi√≥ sus merecidas vacaciones, viaj√≥ inmediatamente al pasado, AD 1491, para pedirle a Crist√≥bal Col√≥n una carabela prestada. Naveg√≥ nuevamente desde El Puerto de Palos en Espa√Īa de regreso a las Feroe. Carg√≥ el nav√≠o con toneladas de cubitos de levadura y emprendi√≥ su ya legendario viaje desde El Puerto de Thor a trav√©s del Atl√°ntico Norte hasta el neblinoso Puerto de Los Comerciantes en la ciudad de Copenhague, capital del reino dan√©s.

Sin tripulaci√≥n ni escolta, Freya jam√°s se sinti√≥ sola ni amedrentada. Sirenas y tritones la guiaron y le cantaron, y gigantescos moluscos cefal√≥podos dibranquiales y oct√≥podos de cien metros de longitud se acercaron cuidadosamente a la nave para acariciarla y besarla. La traves√≠a dur√≥ cuarenta d√≠as y cuarenta noches y en la madrugada del d√≠a n√ļmero cuarenta y uno, una paloma trayendo una ramita de olivo se pos√≥ en el m√°stil del nav√≠o. Hab√≠a llegado pot f√≠n al Puerto de Los Comerciantes.

3

La diosa estableció inmediatamente sus cuarteles generales al lado de la célebre estatua de La Sirenita. Y con su voz poderosa y su genio violento y brutal ordenó a todos los países nórdicos a callar y venir a buscar la tan codiciada levadura.

Y las multitudes llegaron. Algunos transport√°ndose en tablas relativamente largas sobre ruedas desliz√°ndose con el impulso de un solo pie contra el suelo. Otros en veh√≠culos de cuatro ruedas de tracci√≥n animal que se dedican por lo general al acarreo de seres humanos y elementos pesados. Tambi√©n llegaron en m√°quinas de dos ruedas de igual tama√Īo cuyos pedales transmiten el movimiento a la rueda trasera por medio de dos pi√Īones y una cadena. O artefactos de cuatro ruedas que pueden ser guiados para marchar por una v√≠a ordinaria sin necesidad de carriles y llevan un motor que los pone en movimiento. Y en aereonaves m√°s pesadas que el aire, provistas de dos alas, cuya sustentaci√≥n y avance son consecuencia de la acci√≥n de uno o varios motores. O aereonaves de tama√Īo reducido y gran velocidad destinadas principalmente a reconocimientos y combates a√©reos. Incluso muchos llegaron en canastos sujetos a bolsas de material impermeable y de poco peso, de formas m√°s o menos esf√©ricas, llenas de aire caliente cuya fuerza ascensional es mayor que el peso del conjunto. Y tambi√©n simplemente en botes, canoas, barcos y hasta en gigantescos portaviones.

Freya distribuyó ordenadamente las porciones de la substancia constituida principalmente por organismos capaces de aumentar el volumen de la harina mezclada con agua o hacer fermentar el cuerpo de los elementos con que se mezcla. O sea, la tierna y olorosita levadura.

Panaderos, pasteleros y cervezeros se reconciliaron gracias a la dulce sonrisa de la hermosa Freya. Y los monarcas y políticos fugitivos regresaron tostaditos de sol ibiziano y gorditos de paellas a sus palacios, mansiones y paramentos.

Y la diosa devolvió la carabela a Cristóbal, y voló de regreso a las Islas Feroe a continuar sus vacaciones.

FIN

Ian Welden DINAMARCA Nac√≠ en la otrora tranquila ciudad de Santiago de Chile en 1948. Mi infancia feliz consisti√≥ en trepar a los maravillosos bellotos y sauces de mi barrio para inspeccionar nidos y huevos de misteriosas aves; enamorarme de cuanta ni√Īita encontraba a mi paso y escribir y dibujar cuentos y c√≥mics. La adolescencia me sorprendi√≥ siendo un estudiante que jam√°s estudiaba pero que ganaba todos los concursos de cuento y poes√≠a del Liceo n√ļmero cinco de hombres, Jos√© Victorino Lastarria. Estudi√© publicidad, artes pl√°sticas y comunicaci√≥n de masas en la Universidad T√©cnica de Santiago y en 1974 organiz√© mi mochila con lo estrictamente necesario y vol√© a buscar consuelo donde mi madre patria, la maravillosa ciudad de Barcelona. Un a√Īo mas tarde camin√© hasta Escandinavia, Copenhague, donde desempaqu√© y clav√© para siempre mi bandera chilena. En realidad toda mi vida me la he pasado escribiendo, haciendo gr√°fica y componiendo m√ļsica, pero jam√°s he publicado. En Dinamarca trabaj√© en los campamentos para refugiados de la Cruz Roja Danesa. Entre otras labores, escrib√≠ "tomos" de poemas y relatos acerca del destino de refugiados de casi todos los pa√≠ses del mundo. Coleccion√© tambi√©n sus escritos e historias e hice una exposici√≥n de mis artes gr√°ficas acerca de la guerra civ√≠l en Yugoeslavia ("GUERRA MUNDIAL TERCERA FASE"). Ahora ya viejo, descanso en los banquitos de las plazas de La Calle Larga de Valby (Valby es mi barrio en Copenhague); visito por las noches el Caf√© Cir√© y escribo estos "milagros". Por qu√© "milagros"...? Ian Welden

Valby, Copenhague.

ian.welden@mail.dk

Ilustraci√≥n: Maritza √Ālvarez

Villa Alemana, Chile

maritza_alvarez_vargas@hotmail.com

Cuento original de Ian Welden. Invierno 2009.


Cargando juego....



  • Le√≠do271 vecesValorado5 puntos de 5
  • Valora este cuento






¬°¬°Juega a Pipo Gratis!!

Custom Search



Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tr√°fico.
Google recibe informaci√≥n sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. M√ĀS INFORMACI√ďN ENTENDIDO