Cuentos:Angela

>Cuentos>P√°gina 14

Angela


Milagro: √Āngela y √Āngelo y la guerra de S√łndermarken

Ian Welden, 2009.


Al final de la c√©lebre y milagrosa Calle Larga, barrio de Valby, suburbio de Copenhague, capital del apacible Reino de Dinamarca, se encuentra el famoso Bosque de S√łndermarken.

Y en un remoto claro del bosque, protegidas por dos casitas de ladrillos y tejas tra√≠das de Chile durante la hist√≥rica guerra entre Dinamarca y S√łndemarken, viven las almas de √Āngela y √Āngelo.

Como es sabido en el mundo entero, el Bosque de S√łndermarken es casi una selva gigantesca, mansa durante el d√≠a, y totalmente desquiciada desde las doce de la noche hasta el nuevo amanecer.

Durante el dia paseamos tranquilamente los valbyanos entre gigantescos √°rboles baobabs y aves del para√≠so, loros, simios y fieras salvajes pero no agresivas. Vienen turistas de todos los lares del mundo a sacarse fotos con la reina Margrette II mientras los ni√Īos juegan con gacelas y venaditos.

A las doce de la noche todo esto cambia. A nosotros los mortales se nos est√° estrictamente prohibido, bajo pena de c√°rcel, entrar al Bosque. Y seres fantasmag√≥ricos aparecen en el Cementerio de S√łndermarken para reunirse con las almas de milenarios vikingos, toquis y caciques mapuches, reyes y reinas incas, doncellas y dioses griegos, emperadores romanos y muchos m√°s, a celebrar magn√≠ficas bacanales en honor al dios Baco y luego desaparecer cuando las primeras y fr√°giles pinceladas de las madrugadas se presentan sobre El Reino.

Pero yo, astuto y audaz chileno-valbyano, tengo mis recursos para burlar a los vigilantes de La Guardia Real, y entro al Bosque por un lugar secreto con mi c√°mara fotogr√°fica.

Dejando estos importantes datos bien establecidos, voy al grano: √Āngela y √Āngelo.

√Ängela fue una maravillosa criatura danesa, pobre como un yuyo solitario, inteligente y bell√≠sima como un amanecer y que viv√≠a sola y abandonada en una de las casuchas de paja en los tiempos en que El Bosque de S√łndermarken era un barrial inmundo hace cientos de a√Īos atr√°s.

√Āngelo fu√© un j√≥ven y soberbio Toqui Mapuche, poseedor de inmensas riquezas, que lleg√≥ al Reino Dan√©s en sus canoas y con su ej√©rcito de guerreros, sus princesas y dioses, tambi√©n hace cientos de a√Īos. Con su hermosura parda y su genialidad pol√≠tica y guerrera, conquist√≥ la regi√≥n de S√łndermarken y tom√≥ sin pedirle permiso a nadie a √Āngela como esposa.

Orden√≥ por decreto secar el barrial, construir casitas de madera y plantar √°rboles baobabs, estableciendo as√≠ las bases del Parque de S√łndermarken que luego se transformar√≠a en el bosqueselva que conocemos ahora.

√Āngela fue sorprendida por un amor poderoso por el Toqui y √©ste se enamor√≥ tan perdidamente de ella que la nombr√≥ Soberana Magn√°nima del Reino de S√łndermarken.

La primera acci√≥n de La Soberana fue ordenar a los guerreros de √Āngelo viajar a Chile y volver con ladrillos y tejas para construir las dos casitas en la cuales habr√≠an de vivir. Decret√≥ que El Pill√°n era el Dios de los s√łndermarkinenses y el AdMapu su libro sagrado. Expuls√≥ a los cl√©rigos y pol√≠ticos y mand√≥ a construir El Templo del Pill√°n para reunirse, orar y hacer las leyes.

Fue una época de paz y abundancia. Sus silos llenos de granos, sus corrales abastacedidos de llamas y huanacos y sus fértiles campos lucían orgullosos frejoles, maíz y patatas. Ya crecían orgullosos y gigantescos los árboles de ambas regiones, las araucarias y los nogales , y los copihues y los tulipanes adornaban sus espléndidos jardines.

√Āngelo y √Āngela paseaban orgullosos junto al resto de los s√łndermarkinenses en las hermosas tardes frescas de verano, cantando himnos de la vieja tierra mapuche y canciones de S√łndermaken, bailando tambi√©n bajo la luna y las estrellas.

Y en invierno, cuando la nieve era fiera y los vientos nórdicos azotaban sin misericordia, se juntaban todos en el inmenso Templo del Pillán a comer maquis y nueces y seguir cantando y bailando.

Y se amaban y protegían tanto que los habitantes siguieron su ejemplo, aceptaron sus leyes y se dedicaron también a amarse entre ellos.

Pero todo esto por supuesto causó envidia y reacción en el resto del Reino de Dinamarca. Los políticos, la realeza, la nobleza y el clérigo se reunían en su Folketing a dictar leyes tales como:

1. Pena de muerte para todos los pardos que se enamoren de los blancos y viceversa.
2. Pena de c√°rcel perpetua para todo aquel que use vestimentas mapuches.
3. Pena de c√°rcel perpetua para todo aquel que lea el AdMapu y entre al templo del demonio (La Casa del Pill√°n).
4. Todas estas leyes serán implementadas por la razón o la fuerza.

El rey de la √©poca, cuyo nombre no quisiera recordar, orden√≥ la invasi√≥n de S√łndermarken y la ejecuci√≥n de todos los tiernos amantes. Fue una matanza tan cruel y sangrienta que no figura en los libros de historia.

La masacre fue f√°cil y total. Los guerreros mapuches y los soldados s√łndermarkinenses se defendieron con ferocidad, pero hab√≠an perdido sus instintos y habilidades b√©licos y ya no se atrev√≠an a matar.

√Āngela y √Āngelo fueron linchados y colgados de un √°rbol baobab para el escarmiento de todos.

Pero los libros tampoco cuentan que antes de su muerte inminente, se juraron amor y vida eterna y que pasara lo que pasara seguirían viviendo en las casitas de ladrillo y tejas chilenos por toda la eternidad.

Las superticiosas tropas del Reino se detuvieron temerosos ante las casitas y no se atrevieron a destruirlas.

Y ahora, todas las noches a las doce, las almas de √Āngela y √Āngelo salen sonrientes a celebarar su eterno amor junto a todos los otros bacanales. Tambi√©n se unen a ellos los fantasmas de los guerreros mapuches y s√łndermarkinenses a bailar bajo nuevas constelaciones y a celebrar el milagro de a√ļn estar vivos.

FIN

NOTAS

Toqui = jefe guerrero de los mapuches. Al contrario de Cacique, jefe de tiempos de paz.
Mapuches = aborígenes del sur de Chile.
Pill√°n = dios de los mapuches.
AdMapu = libro sagrado de los mapuches.
Folketing = parlamento danés.

Ian Welden DINAMARCA Nac√≠ en la otrora tranquila ciudad de Santiago de Chile en 1948. Mi infancia feliz consisti√≥ en trepar a los maravillosos bellotos y sauces de mi barrio para inspeccionar nidos y huevos de misteriosas aves; enamorarme de cuanta ni√Īita encontraba a mi paso y escribir y dibujar cuentos y c√≥mics. La adolescencia me sorprendi√≥ siendo un estudiante que jam√°s estudiaba pero que ganaba todos los concursos de cuento y poes√≠a del Liceo n√ļmero cinco de hombres, Jos√© Victorino Lastarria. Estudi√© publicidad, artes pl√°sticas y comunicaci√≥n de masas en la Universidad T√©cnica de Santiago y en 1974 organiz√© mi mochila con lo estrictamente necesario y vol√© a buscar consuelo donde mi madre patria, la maravillosa ciudad de Barcelona. Un a√Īo mas tarde camin√© hasta Escandinavia, Copenhague, donde desempaqu√© y clav√© para siempre mi bandera chilena. En realidad toda mi vida me la he pasado escribiendo, haciendo gr√°fica y componiendo m√ļsica, pero jam√°s he publicado. En Dinamarca trabaj√© en los campamentos para refugiados de la Cruz Roja Danesa. Entre otras labores, escrib√≠ "tomos" de poemas y relatos acerca del destino de refugiados de casi todos los pa√≠ses del mundo. Coleccion√© tambi√©n sus escritos e historias e hice una exposici√≥n de mis artes gr√°ficas acerca de la guerra civ√≠l en Yugoeslavia ("GUERRA MUNDIAL TERCERA FASE"). Ahora ya viejo, descanso en los banquitos de las plazas de La Calle Larga de Valby (Valby es mi barrio en Copenhague); visito por las noches el Caf√© Cir√© y escribo estos "milagros". Por qu√© "milagros"...? Ian Welden

Valby, Copenhague.

ian.welden@mail.dk

Ilustraci√≥n: Maritza √Ālvarez

Villa Alemana, Chile

maritza_alvarez_vargas@hotmail.com

Cuento original de Ian Welden. Invierno 2009.


Cargando juego....



  • Le√≠do235 vecesValorado1 puntos de 5
  • Valora este cuento






¬°¬°Juega a Pipo Gratis!!

Custom Search



Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tr√°fico.
Google recibe informaci√≥n sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. M√ĀS INFORMACI√ďN ENTENDIDO