Cuentos:Piomar Aprende a Leer

>Cuentos>P√°gina 8

Piomar Aprende a Leer


 

PIOMAR APRENDE A LEER
"A LAS GEMELAS NURIA y ANNA PULIDO"

 

 

En Villa Naranja Lima sólo viven pollitos. Un montón de pollitos color amarillo chillón.

Piomar vive solo; bueno, no del todo, en compañía de Moca, su osito de trapo.

Una mañana, bien temprano, frente a la ventana de su habitación, desfilaron un grupo de pollitos alborotados por llegar a la escuela.

Piomar no entendía cómo podía ser que no prefirieran jugar hasta bien entrado el atardecer.

Como cada dia, Piomar sentó a Moca en la cestita de su triciclo y, se dejó ir, como si volara, cogiendo velocidad calle abajo...hasta que algo llamó su atención en el kiosco de Don Pioliver.

Los ojitos de Piomar brillaban fascinados ante aquella maravillosa revista de aviones. Pero pronto se entristeció, sintiéndose pequeñito como un guisante, rodeado de todos aquellos pollitos y pollos grandes que leían y hablaban cosas bien difíciles de entender.

Con un fuego intenso que quemaba en su interior, Piomar pedaleó con más fuerza que nunca; la cabeza de Moca tambaleaba de un lado a otro de la cestita.

Parecía, ahora, que su triciclo fuera con gasolina, llegando a adelantar la moto de Piorégano, el repartidor de pizzas.

Al fin topó con la puerta de la escuela. Decididamente entró en el aula de la maestra Pioceanía "Bienvenido Piomar, pero a partir de mañana deberás llegar a las 9 en punto", observó la maestra que intentaba disimular su sorpresa.

Pasaron los meses y, las vacaciones de verano ya estaban a la vuelta de la esquina.

Cuando Piomar se dió cuenta del tiempo transcurrido, le dió un vuelco el corazón al recordar el motivo por el cual él estaba allá.

Demasiado tarde, ya no encontraría aquella revista de aviones super modernos.

"En la biblioteca hay un montón de libros de aventuras de aviadores"-Era Piolivia quien le hablaba.

Hasta ahora Piomar no se había fijado que aquella pollito tuviera unas pestañas tan largas...Piomar sintió mariposas en el estómago...Mira que es bonita Piolivia!, se dijo para sí.

"Pues vamos a leerlos!", pudo decir por fin Piomar.

Y así fue como Piomar y Piolivia desaparecieron por el pasillo en dirección a la biblioteca. ¬°Qué entusiasmante es la vida en la escuela!

Nuria Abreu Bronchales

Barcelona,20 de enero de 2002.

 


Cargando juego....



  • Le√≠do280 vecesValorado1 puntos de 5
  • Valora este cuento






¬°¬°Juega a Pipo Gratis!!

Custom Search



Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tr√°fico.
Google recibe informaci√≥n sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. M√ĀS INFORMACI√ďN ENTENDIDO