Cuentos:¬°Nada es Perfecto!

>Cuentos>P√°gina 9

¬°Nada es Perfecto!


 

 
¡Nada es perfecto!
ARCHI
Archi salió, como todos los días, a las 9 de la mañana. El ambiente era húmedo, como de costumbre, y la luz tenue, como era de esperar. Se fue a dar una vuelta para buscar algo de comer.

Como era un explorador nato, se dejó llevar por su instinto y tomó el rumbo que le marcaba su apetito. Después de recorrer algunos kilómetros, divisó un suculento bocado. Aceleró su marcha y se disponía a morder, cuando la presunta víctima salió rauda y veloz escapando, feliz y burlona, de la guillotina.

Archi pensó que debería buscar ayuda, quizás si otro compañero atacase de frente se podría solucionar el tema del desayuno, aunque tuvieran que trabajar el doble para llenar la tripa.

RICHI
Por el camino se encontró con Richi. Le expuso su plan y la condición de que iban a partes iguales. Éste aceptó encantado la oferta y ahora empezaron a moverse uno al lado del otro, avanzando en la misma dirección y separados por una distancia en la que ambos se veían relativamente bien, a pesar de la atmósfera que reinaba.

Como eran exploradores natos, se dejaron llevar por su instinto y tomaron el rumbo marcado por su apetito. Después de recorrer algunos kilómetros, divisaron un suculento bocado. Aceleraron su marcha, y se disponían a morder cuando la presunta víctima salió rauda y veloz, escabulléndose, feliz y burlona, por un costado.

Consideraron los fallos de su plan y decidieron que para que eso no volviera a pasar necesitarían la ayuda de un tercero, disponiéndose ahora en forma de triángulo equilátero, con lo que la presa, convenientemente situada en el centro, no tendría ninguna opción de escapar.

MICHI
Fueron a buscar a Michi, que acababa de levantarse en ese momento. Le contaron el plan y decidió unirse al grupo para trabajar en común y repartirse a partes iguales lo que consiguieran entre los tres, aunque para ello tuvieran que trabajar el triple.

Como eran exploradores natos, se dejaron llevar por su instinto y tomaron el rumbo marcado por su apetito. Después de recorrer algunos kilómetros, divisaron un suculento bocado. Aceleraron su marcha y se disponían a morder, cuando la presunta víctima salió rauda y veloz, escabulléndose, feliz y burlona, por arriba.

Al comprobar los nuevos agujeros de su táctica decidieron seguir con el mismo plan, pero reforzando el ataque, con lo cual tendrían que buscar a dos nuevos compañeros, uno para la parte superior y otro para la inferior, de manera que ahora dispondrían de un ataque tridimensional, superando así el ataque en el plano.

MELLIPELLI
Como por casualidad, pasaban por allí Melli y Pelli, que al parecer, también buscaban algo que echarse al cuerpo. Una vez puestos al corriente del asunto tomaron sus posiciones. Archi, Michi y Richi, seguirían formando los vértices del triángulo. Melli y Pelli, se colocarían en el centro del mismo uno arriba y el otro abajo, todos situados a la misma distancia, con lo que ocupaban ahora un espacio de dos pirámides que se unían por la base. Decidieron trabajar en equipo aunque para ello tuvieran que repetir cinco veces la operación.

Como eran exploradores natos, se dejaron llevar por su instinto y tomaron el rumbo marcado por su apetito. Después de recorrer algunos kilómetros, divisaron un suculento bocado. Frenaron la marcha y decidieron un plan de ataque. Michi saldría al encuentro por su frente, dispuesto a perseguir a la presa, mientras Archi y Richi quedaban en los vértices opuestos. Melli y Pelli mantendrían sus posiciones: superior e inferior.

El asunto no fue nada fácil, ya que la presunta víctima salió huyendo como era de esperar al ver a Michi hacia el centro de la trampa, pero cuando se sintió cercado por los otros, escupió un chorro de tinta cegándolos. Cuando todo volvió a aclararse nuestros amigos estaban de nuevo reunidos, pero sin nada que llevarse a la boca.

PRESUNTA V√ćCTIMA

Antes de que Archi pudiera exponer su nuevo plan de ataque empezó a llover comida. Como todos los días a las 11 de la mañana, el cuidador del Aquarium saludó a todos los habitantes del mismo a la vez que iba vertiendo cuidadosamente el alimento para todas las especies, dándole una alegría a nuestros avispados exploradores, pero a la vez privándoles de su entretenimiento matutino.

¡En fin, nada es perfecto!


 

Cuento original de
Francisco de la Flor Terrero

Gifs animados extraídos de la Red (versiones gratuitas)


Cargando juego....



  • Le√≠do653 vecesValorado3 puntos de 5
  • Valora este cuento






¬°¬°Juega a Pipo Gratis!!

Custom Search



Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tr√°fico.
Google recibe informaci√≥n sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. M√ĀS INFORMACI√ďN ENTENDIDO