Cuentos:La Procesión

>Cuentos>P√°gina 10

La Procesión


Milagro: LA PROCESI√ďN

Ian Welden


Mi viejo amigo y vecino Niels Winter me vino a buscar ayer en la tarde para salir a dar una vuelta por la Calle Larga de Valby y tomarnos ununos helados en el Café Ciré.

Era una tarde maravillosa de verdes, p√ļlpuras y rojos explosivos. Y la calle estaba poblada por milagreros, como de costumbre.

Entramos al caf√© y Pi√©rre, el due√Īo, nos salud√≥ efusivamente en franc√©s y nos sentamos a degustar nuestros gigantescos helados de palta con chirimoya. Nos sent√≠amos a gusto, dos pensionistas sin problemas, felices.

La velada pas√≥ rapida, muchos milagros ocurrieron; entre otros, los fantasmas de John Lennon y Jimmie Hendrix cantaron I cant get no satisfaction. Y un viejo Pablo Neruda recit√≥ los versos del capit√°n. Otro Pablo, Pablo Picaso, pint√≥ una r√©plica de Gu√©rnica en una muralla del caf√© y a√ļn otro Pablo m√°s, Pablo Cassals, toc√≥ una trist√≠sima melod√≠a en su famoso cello. Federico Garc√≠a Lorca bail√≥ un vals con Salvador Dal√≠.

S√ļbitamente, desde el techo del caf√© descendi√≥ el temerario Spider Man. De una bolsa sacaba c√°scaras de bananas y las tiraba al piso causando que los bailarines -un gigantesco grupo de hippies y punkers- bailaran la rezfalosa mi alma!

Salimos a la Calle Larga de Valby nuevamente y estaba oscuro como un funeral. Un murmullo l√ļgubre se escuchaba avanzando desde el centro de Copenhague hacia Valby.

Niels me dijo -creo que son los mendigos...-

-Los mendigos?-

-Si, creo que es la procesión de los mendigos...-

Admito que yo soy un novato de los milagros comparado con Niels. Yo tengo tan s√≥lo sesenta a√Īos de edad y √©l setentaycinco. Yo viv√≠ la mitad de mi vida en Chile y √©l ha vivido toda su vida en la milagrosa Valby.

Lo que presenciamos es casi indescriptible:

Primero, billones de pulgas y piojos avanzaban saltando evidentemente sedientos de sangre y vestidos con min√ļsculos uniformes rojos y sables dorados. Estos insectos eran, seg√ļn Niels, la tradicional vanguardia de la procesi√≥n. Terroristas pero inofensivos.

Luego vinieron los quiltros afganos... ...una manada de perros inmundos y rabiosos, vertiendo espumas verdes por sus hocicos, ladrando y gru√Īendo y aullando.

A continuación, una manada de dragones multicolores, lanzando lenguas de fuego y cantando arriba los pobres del mundo, avanzaba sigilosamente por los adoquines de la calle.

Luego apareci√≥ marchando un peque√Īo grupito del Ej√©rcito de Salvaci√≥n dan√©s. Muy lavaditos e impecables con sus trajes azules e instrumentos musicales. Cantaban muy afinaditos aleluya aleluya benditos sean los mendigos del se√Īor.

-Qu√© se√Īor?- le pregunt√© a Niels pero √©l me hizo callar con un shhh!

Y a continuación, los mendigos. Una horda de seres humanoides deformes y harapientos, hediondos a excrementos y basura, azotándose mutuamente con sendas tiras de cuero y cantando histéricos al son de La Bamba: -Uuna limosnita. Uuuna linmosnita por el amor a Dios que está arriba y arriba. Ay arriba y arriba soy un pobre mendigo... Y así.

Todo este fenómeno se detuvo ante el Café Ciré mendigando.

Niels me dijo -ahora mira, Ian-

Y Pi√©rre, el mozo franc√©s due√Īo del local, se asom√≥ a la puerta de entrada y de una gigantesca bolsa de g√©nero con un logo del Cir√©, reparti√≥ pan viejo mientras murmuraba para s√≠ -Merd! Merd merd merd!...-

El pan era para los perros quienes lo devoraron en segundos y pidieron más. Luego, Piérre y los otros mozos del café sirvieron burgers con cerveza a los mendigos.

Niels me dijo -Esta es una tradición. Servirle alimento a los perros y a lo mendigos es una inversión espiritual para Piérre. De esta manerra las almas de los pobres mendigos, cuando ya muertos, vienen al Café a proteger a Piérre-.

-Pero porque dice "merd merd" ? A mi me da la imprersión de que está enojado- pregunté. a lo que Niels me contestó como si fuera la cosa mas natural del mundo:

-Porque es francés pues, idiota-.

La procesión se encaminó hacia el norte de Dinamarca, masticando burgers. Los perros hambrientos siguieron hambrientos y las pulgas los iban devorando a picotazos. Y desaparecieron. Al final sólo se escuchaba levemente el cantito del Ejército de Salvación -Aleluya, aleluuuuuuuuya...-

-Van a suecia y luego a Noruega- me dijo Niels solemnemente. -Y despu√©s de detenerse en Finlandia, pasan a Rusia y de ahi vuelan al universo para desaparecer hasta el p√≥ximo a√Īo-

Pierre y sus empleados comenzaron a barrer la calle y Niels y yo los ayudamos. Pablo Neruda, Pablo Picasso, Pablo Cassals, García Lorca, Salvador Dalí, John Lennon y Jimie Hendrix se dedicaron a comerse los burguers restantes.

Ahora estoy escribiendo esto en casa, rasc√°ndome las picaduras.

Ian Welden DINAMARCA Nac√≠ en la otrora tranquila ciudad de Santiago de Chile en 1948. Mi infancia feliz consisti√≥ en trepar a los maravillosos bellotos y sauces de mi barrio para inspeccionar nidos y huevos de misteriosas aves; enamorarme de cuanta ni√Īita encontraba a mi paso y escribir y dibujar cuentos y c√≥mics. La adolescencia me sorprendi√≥ siendo un estudiante que jam√°s estudiaba pero que ganaba todos los concursos de cuento y poes√≠a del Liceo n√ļmero cinco de hombres, Jos√© Victorino Lastarria. Estudi√© publicidad, artes pl√°sticas y comunicaci√≥n de masas en la Universidad T√©cnica de Santiago y en 1974 organiz√© mi mochila con lo estrictamente necesario y vol√© a buscar consuelo donde mi madre patria, la maravillosa ciudad de Barcelona. Un a√Īo mas tarde camin√© hasta Escandinavia, Copenhague, donde desempaqu√© y clav√© para siempre mi bandera chilena. En realidad toda mi vida me la he pasado escribiendo, haciendo gr√°fica y componiendo m√ļsica, pero jam√°s he publicado. En Dinamarca trabaj√© en los campamentos para refugiados de la Cruz Roja Danesa. Entre otras labores, escrib√≠ "tomos" de poemas y relatos acerca del destino de refugiados de casi todos los pa√≠ses del mundo. Coleccion√© tambi√©n sus escritos e historias e hice una exposici√≥n de mis artes gr√°ficas acerca de la guerra civ√≠l en Yugoeslavia ("GUERRA MUNDIAL TERCERA FASE"). Ahora ya viejo, descanso en los banquitos de las plazas de La Calle Larga de Valby (Valby es mi barrio en Copenhague); visito por las noches el Caf√© Cir√© y escribo estos "milagros". Por qu√© "milagros"...? Ian Welden

Valby, Copenhague.

ian.welden@mail.dk

Cuento original de Ian Welden. Enero 2009.


Cargando juego....



  • Le√≠do124 vecesValorado2 puntos de 5
  • Valora este cuento






¬°¬°Juega a Pipo Gratis!!

Custom Search



Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tr√°fico.
Google recibe informaci√≥n sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. M√ĀS INFORMACI√ďN ENTENDIDO