Cuentos:Leiva Gallardo

>Cuentos>P√°gina 10

Leiva Gallardo


Milagro: LEIVA GALLARDO

Ian Welden


Una blanca casita de adobe, √°lamos, un camino de tierra, la cordillera al fondo y all√° lejos un jinete en su cabalgadura. Y un cielo azul con nubes casi transparentes.

La mayoria de nosotros hemos dibujado esta escena cuando ni√Īos. Y tambi√©n pintores profesionales lo han hecho con mayor destreza.

En el solemne comedor de mi casa en Santiago ede Chile, hace miles de a√Īos, colgaba un cuadro al √≥leo con estos elementos. Yo me asombraba cada vez que met√≠a la cuchara con sopa a la boca y elevaba mis ojos con humildad hacia la alucinate pintura. Hab√≠a una firma abajo a la derecha: Leiva Gallardo.

Leiva Gallardo...

Nunca supe d√© √©l, ni si era un afamado pintor chileno o un desconocido que hacias obras de arte en alg√ļn garage prestado, en alg√ļn pueblecito fantasma de Chile.

Ese cuadro maravilloso cuelga ahora aquí en mi dormitorio en Valby, Copenhague. Me lo regaló mi madre en vísperas de mi partida a Europa.

Ha colgado en decenas de viviendas en Espa√Īa, Italia, Alemania y aqu√≠ en Dinamarca. Lugares donde yo he vivido, tales como s√≥tanos oscur√≠simos iluminados con una sola velita y ara√Īas nobles en los rincones h√ļmedos de Barcelona. Desvanes llenos de luz invernal y ventanillas sin vidrio en Laponia por las cuales entraban a visitarme los mismos vientos formidables que soplan en la Ant√°rtica. Una habitaci√≥n lujosa en un castillo en el somnoliento verano del sur de Francia.

Siempre ahí, en la muralla central de mis habitaciones, ha colgado el LEIVA GALLARDO mi alma!

Y ahora en la que espero sea mi pen√ļltima morada, cuelga el para mi ya sagrado cuadro y solo se descolgar√° cuando muera.

Este cuadro es inmortal.

Pasará tal vez a manos de mis hijas o irá a parar en una tienda de cachureos en el Puerto Viejo de la capital del Reino danés.

Pero Leiva, qui√©n fuiste t√ļ?

Y donde est√° el milagro, preguntaran ustedes con impaciencia. Anoche so√Ī√© que estaba afirmado contra una de las paredes blanqueadas con cal de la casita de adobe. No habia brisa y el sol de septiembre chileno me regalaba un calor tibiecito en el cuerpo.

Un jinete avanzaba lentamente hacia mí y cuando se detuvo me dijo "Buenos días caballero, Leiva Gallardo para sevirle" y me tendió una mano vieja y seca como la corteza de los álamos.

Descendió del caballo y desde su morral sacó colores, paletas, pinceles, un atril y una tela blanquita y fresca.

Y se puso a pintar el paisaje -una casita de adobe, √°lamos, un camino de tierra, la cordillera al fondo, un jinete a la distancia y un cielo azul con nubes vol√°tiles...-

Cuando termin√≥ me entreg√≥ el cuadro, guard√≥ minuciosamente sus utensilios, mont√≥, me hizo una se√Īita con la mano y se fue tan lentamente como hab√≠a llegado.

Ahora aqui en mi dormitorio, ya despierto, tengo dos cuadros idénticos y autenticos de Leiva Gallardo.

Ian Welden DINAMARCA Nac√≠ en la otrora tranquila ciudad de Santiago de Chile en 1948. Mi infancia feliz consisti√≥ en trepar a los maravillosos bellotos y sauces de mi barrio para inspeccionar nidos y huevos de misteriosas aves; enamorarme de cuanta ni√Īita encontraba a mi paso y escribir y dibujar cuentos y c√≥mics. La adolescencia me sorprendi√≥ siendo un estudiante que jam√°s estudiaba pero que ganaba todos los concursos de cuento y poes√≠a del Liceo n√ļmero cinco de hombres, Jos√© Victorino Lastarria. Estudi√© publicidad, artes pl√°sticas y comunicaci√≥n de masas en la Universidad T√©cnica de Santiago y en 1974 organiz√© mi mochila con lo estrictamente necesario y vol√© a buscar consuelo donde mi madre patria, la maravillosa ciudad de Barcelona. Un a√Īo mas tarde camin√© hasta Escandinavia, Copenhague, donde desempaqu√© y clav√© para siempre mi bandera chilena. En realidad toda mi vida me la he pasado escribiendo, haciendo gr√°fica y componiendo m√ļsica, pero jam√°s he publicado. En Dinamarca trabaj√© en los campamentos para refugiados de la Cruz Roja Danesa. Entre otras labores, escrib√≠ "tomos" de poemas y relatos acerca del destino de refugiados de casi todos los pa√≠ses del mundo. Coleccion√© tambi√©n sus escritos e historias e hice una exposici√≥n de mis artes gr√°ficas acerca de la guerra civ√≠l en Yugoeslavia ("GUERRA MUNDIAL TERCERA FASE"). Ahora ya viejo, descanso en los banquitos de las plazas de La Calle Larga de Valby (Valby es mi barrio en Copenhague); visito por las noches el Caf√© Cir√© y escribo estos "milagros". Por qu√© "milagros"...? Ian Welden

Valby, Copenhague.

ian.welden@mail.dk

Cuento original de Ian Welden. Enero 2009.


Cargando juego....



  • Le√≠do71 vecesValorado0 puntos de 5
  • Valora este cuento






¬°¬°Juega a Pipo Gratis!!

Custom Search



Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tr√°fico.
Google recibe informaci√≥n sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. M√ĀS INFORMACI√ďN ENTENDIDO