Psicologia:Las Prohibiciones (y 8)

>Psicologia>Página 3

Las Prohibiciones (y 8)

Por Jacques Trémentin


Las Prohibiciones (8)
Jacques Trémintin - Journal de l´Animation – nº 80 - Juin 2007
Traducción realizada por Internenes.com

Ficha nº3: Testimonio de Thomas Janus

“Está prohibido prohibir”: con esta convicción empecé mi carera de animador. Intervenía, por aquel entonces, en un club de adolescentes y estaba convencido de que los jóvenes aspiraba a liberarse de la opresión que les imponía el mundo adulto. Cuál no fue mi sorpresa al asistir al diálogo de mi jefe con los jóvenes de mi club: “Thomas es muy bueno con nosotros, pero el problema es que nos deja hacer lo que nos da la ganas”. ¡Me quedé boquiabierto! La libertad sin impedimentos que intentaba darles parecía suponer para ellos no una emancipación, sino un modo de desinversión incluso de falta de interés. Tenían necesidad de confrontarse a unas reglas y a límites, para identificar el margen de maniobras de las que disponían entre lo permitido y lo proscrito. Dejarles hacer lo que quisieran, no era ayudarles a administrar sus deseos inmediatos, a darles prioridad y hacerles corresponder con lo que era posible y lo deseable. Ese día, no comprendí el mensaje de esos jóvenes. Con el tiempo, ya fui integrando su demanda: “Está prohibido no prohibir”. Esto no implica caer en el exceso inverso que consistiría en impedirlo todo, sino de proponer un diálogo sobre lo que es negociable y lo que no lo es. Al principio de una nueva estancia en residencia, planteo desde el primer momento las prohibiciones fundamentales ligadas a las leyes (concernientes al robo, la violencia, el consumo de droga, etc…). Luego recuerdo el contrato moral que me une a la instancia organizadora (el proyecto pedagógico) que tampoco es negociable. Luego, le pido al equipo de animación de elaborar con el grupo las modalidades de reglas de vida en común. Me ocurre a veces de imponer prohibiciones totalmente arbitrarias que me parecen necesarias, como por ejemplo la que se refiere el préstamo de ropas, cuando el temor de un posible chantaje me incita a buscar una solución de protección. Nuestro papel educativo consiste en que la colectividad de niños y niñas vivan un modo de vida democrático que implique elaboraciones comunes y reglas impuestas.

Para ir a la versión original

Cargando juego....



  • Jugado630 vecesValorado2.5 puntos de 5
  • Valora este juego


Aporte adicional de la unidad:

[Jacques Trémintin] 







¡¡Juega a Pipo Gratis!!

Custom Search



Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico.
Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. MÁS INFORMACIÓN ENTENDIDO