Psicologia:La escuela no debe replegarse

>Psicologia>Página 4

La escuela no debe replegarse

Entrevista con el Dr. Boris Cyrulnik.


La escuela no debe replegarse
Entrevista a Boris Cyrulnik
Traducción realizada por Internenes.com

Pionero de la etología francesa, neurosiquiatra, psicoanalista, psicólogo, autor de numerosas obras, Boris Cyrulnik enseña además en la universidad de Toulon. Con motivo de la salida de su último libro: Morirse de vergüenza, nos deja sus reflexiones sobre el niño, la escuela y la educación.

¿Qué es lo qué le ha impulsado a interesarse por el sentimiento de la vergüenza?

Trabajando sobre la resiliencia con nosotros, los habitantes de Québec han identificado tres factores que impiden este proceso. El aislamiento provoca alteraciones cerebrales: al cabo de tres semanas sin palabras aparecen atrofias cerebrales. El segundo factor es el “sin sentido”: al no saber si hay que huir, debatirse o pedir socorro después de un traumatismo. Primero hay que comprender lo que ocurre, ser capaz de darle coherencia al acontecimiento con un relato. Para finalizar, digamos que el último factor, es la vergüenza: cuando un niño tiene vergüenza, su desarrollo se inmoviliza. Esto es lo que me ha impulsado a abordar este trabajo.

¿Qué le ha inspirado como reflexión en materia pedagógica?

He empezado mis estudios de medicina en la época del triunfo del coeficiente intelectual: este famoso CI le suponía al que fuera el resultado de una suerte de calidad cerebral, lo que supone una explicación absurda, por no decir racista o criminal. Han aparecido después explicaciones sociales, en grandes partes fundadas. Pero también se han dado cuenta que la vivacidad y los rendimientos intelectuales, el manejo de la lengua, estaban muy unidos a la afectividad. Medidas experimentales y neurocientíficas muestran efectivamente que desde los 10 meses, un niño seguro se pone en situación de aprender con rapidez, se acerca espontáneamente al adulto de referencia, descubre el placer de explorar… Pero ocurre que un niño de cada tres está en situación insegura, o bien porque está enfermo, o porque su familia sufre, o debido a una precariedad social o a una pobreza cultura en el ambiente sensorial y afectivo que lo rodea…

Se coloca por tanto, involuntariamente claro está, en una situación de mal aprendizaje. Incluso antes de hablar, estos niños se preparan ya a unos malos resultados escolares e intelectuales.

¿Qué pueden hacer con esto los enseñantes?

De esos niños sin seguridad, uno de dos sentirá la escuela como un pequeño traumatismo. Todos los educadores - y entre ellos los enseñantes, que transmiten conocimientos, pero también, involuntariamente, una interacción afectiva… - tienen dificultades con esos niños, que no son gratificantes, que responden mal, que son anormalmente buenos o agreden porque tienen miedo… Son difíciles de ayudar a pesar de que son los que más lo necesitan. Sin embargo, insistamos una vez más, existen experiencias que han demostrado que el comportamiento de los enseñantes participa en la envoltura afectiva del niño. Los profes de matemáticas tienen por ejemplo, un poder temible: pueden estimular a un niño transmitiéndole amor por el álgebra y la geometría o, a la inversa, humillarlo sin ni siquiera darse cuenta. Pues cuando un niño no comprende las mates se siente idiota, incluso cuando no lo es. Los profes deben por tanto empezar por mostrarse protectores, con su forma de hablar, con su capacidad de retomar un discurso si el primero no lo ha entendido, con su voluntad de dirigirse a todos... Otro punto importante reside en la unidad y estabilidad de los equipos pedagógicos que calman a los niños y permiten transmitirles un proyecto social.

¿Si tuviese usted una medida a tomar para mejorar el sistema educativo qué haría usted?

¡Huiría! (se echa a reír) porque la tarea es apasionante, pero complicada. No; existe al menos una medida que propondría: es la de actuar sobre la envoltura afectiva que rodea a un niño, es decir la familia y la cultura del barrio. Escucho muchas veces, oigo decir: “Hay mucha violencia y los resultados escolares son malos porque es un barrio pobre”. Pienso que la explicación es falsa. Conozco muchos países muy pobres con excelentes resultados escolares, muchas personas muy pobres, muy tranquilas y muy cultas. En cambio, lo que desmotiva, es la falta de inversión familiar y cultural de la escuela: debe abrirse y actuar sobre lo que rodea a los niños.

Esto va en contra del discurso que pretende transformar los institutos en fortalezas…

Efectivamente, del mismo modo que con los ritmos escolares, que se hace exactamente lo contrario de los que los cronobiologistas y la OMS desde hace una treintena de año recomiendan, y de lo que ciertos países, sobre todo los nórdicos, han puesto en marcha. Las evaluaciones internacionales valen lo que valen las evaluaciones, pero comprobamos que esos países obtienen mejores resultados, porque se da menos horas de clases por semana y que los efectivos por clase son mucho mayores que en nuestro país. Por último, nuestra escuela es agotadora y poco motivadora. No pienso, sin embargo, que los enseñantes sean menos buenos que antes, al contrario.

Patrick Lallemant

Para ir a la versión original

Cargando juego....



  • Jugado274 vecesValorado5 puntos de 5
  • Valora este juego


Aporte adicional de la unidad:

[Boris Cyrulnik] 







¡¡Juega a Pipo Gratis!!

Custom Search



Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico.
Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. MÁS INFORMACIÓN ENTENDIDO