Psicologia:La Resiliencia

>Psicologia>Página 4

La Resiliencia

Entrevista al Dr. Boris Cyrulnil, creador del término resiliencia.


La Resiliencia: Boris Cyrulnik, por Sophie Boukhari
Traducción realizada por Internenes.com

Ha evocado usted problemas graves de adolescentes de hoy en día, que están cada vez más “desajustados”. De hecho, nunca se ha comprendido tan bien a los niños como actualmente y sin embargo, no ha habido nunca tantas neurosis precoces, suicidios de adolescentes, tanta delincuencia.

Esto no es paradójico. Todos los progresos se pagan. El precio que hay que pagar por la libertad, es la angustia. Hoy día, se les ayuda a los hijos a desarrollar su personalidad, a tomar conciencia de un sinfín de cosas. Son más inteligentes, más vivos, pero están también más angustiados. Se ocupan de ellos muy bien en párvulos y en la adolescencia, se les abandona. La sociedad no coge el relevo de los padres. El resultado es que, un adolescente de cada tres se hunde normalmente, después del bachillerato. Para evitar que esto ocurra necesitaríamos más estructuras sociales y culturales que les permitiesen darle sentido a su vida, alentando la creatividad, la palabra, el estar juntos, el impulso hacia el otro. Ahora bien, no se hace. Problema con el que se enfrenta el adolescente: “¿Qué voy a hacer de lo que han hecho de mí?” La respuesta a esta cuestión es la siguiente: debe de estar rodeado de estructuras afectivas (grupos que comparten la misma actividad, los amigos) y poder trabajar. Pero la tecnología ha provocado tal revolución que actualmente la escuela tiene el monopolio de la selección social. Si un chico o una chica se desarrollan bien en ella, tendrán éxito en los estudios y aprenderán un oficio. Formaran parte de los dos adolescentes de tres que disfrutan de los beneficios de las estructuras de la pequeña infancia. Pero ocurre que un niño de tres no está a gusto en la escuela, se siente humillado en ella y no tiene la posibilidad de desarrollarse en otra parte. Se le manda a los barrios, sin trabajo y a menudo sin familia… ¿Cómo hace para recobrar su autoestima? Acomete actos “ordálicos”, es decir se pone a prueba, encuentra rituales de integración arcaicos como la violencia, la pelea y la droga.

La noción de resiliencia que usted desarrolla en sus últimas obras está haciendo una hermosa carrera. ¿A qué se debe tal éxito?

Cuando se inclina uno sobre las encuestas epidemiológicas mundiales de la OMS, constatamos hoy, que una persona de dos ha sido o será gravemente traumatizada a lo largo de su vida (guerra, violencia, violación, maltrato, incesto, etc…) Una persona de cuatro sumará al menos dos traumatismos graves. En cuanto a los demás, no se escaparán de las pruebas de la vida. Sin embargo, el concepto de resiliencia, que designa la capacidad de desarrollarse en condiciones increíblemente adversas, no habían sido estudiada de modo científico hasta hace poco. Hoy día, tiene un éxito fabuloso en Francia, pero sobre todo en el extranjero. En América latina, hay institutos de resiliencia, en Holanda y Alemania, universidades de resiliencia. En Estados Unidos, la palabra se utiliza con soltura. Las dos torres del Word Trade Center acaban de ser apodadas “The twin resilient towers” por los quieren reconstruirlas.

¿Por qué este concepto no ha sido estudiado antes?

Porque se ha despreciado mucho tiempo a las víctimas. En la mayoría de las culturas, uno es culpable de ser víctima. Una mujer violada, por ejemplo, a menudo se la condena tanto como a su agresor: “ha debido provocarle” se dice. A veces la víctima es incluso castigada más severamente que el agresor. No hace tanto, en Europa, una chica que tenía un hijo soltera la echaban a la calle mientras que al padre no se le pedía cuentas. Por otra parte, las víctimas de guerras tienen vergüenza y se sienten culpables de sobrevivir. La familia, el pueblo sospecha de ellos: “Si vuelve, es que ha debido ocultarse o ha pactado con el enemigo". Después de la Segunda Guerra mundial que fue la más mortífera de la historia, se ha caído en el exceso inverso. Las víctimas se han vuelto heroicas: debían hacer una carrera de víctimas pues si salían de esta, eso relativizaba los crímenes de los nazis. En aquella época, René Spitz y Anna Freud hablan de niños cuyos padres habían sido masacrados por los bombardeos de Londres. Están todos alterados, pseudoautistas, se balancean, tienen trastornos esfinterianos. Al verlos unos años más tarde, Spitz y Anna Freud se extrañan de su recuperación y escriben manifiestamente que estos niños abandonados pasan por cuatro estadios: protesta, desesperación, indiferencia… todos los estudiantes aprendían esto. Pero nadie se interesaba por el cuarto estadio: cura.

¿Cómo se ha impuesto la resiliencia en psicología?

La palabra, que viene del latín resalire (volver a saltar) apareció en lengua inglesa y pasó a la psicología en los años 60, con Emmy Werner. Esta psicóloga americana había ido a Hawaii para hacer una evaluación del desarrollo de unos niños que no tenían ni escuela ni familia, y que vivían en una miseria grandísima, expuestos a enfermedades, a la violencia. Las siguió durante 30 años. Pasado este tiempo, el 30% de estos individuos sabían leer y escribir, habían aprendido un oficio y fundado un hogar. El 70% por tanto estaban en un estado lamentable. Si el ser humano fuese una máquina, se habría alcanzado el 100%.

¿Existe un perfil socio-cultural del niño resiliente?

No; pero hay un perfil de niños traumatizados que tienen la capacidad de resiliencia, los que han adquirido la “confianza primitiva” entre los 0 y 12 meses: me han querido, soy por tanto amable, guardo por tanto la esperanza de volver a encontrar a alguien que me ayudara a retomar mi desarrollo. Estos niños están afligidos pero siguen orientándose hacia los demás, hacen ofrendas alimentarias, buscan al adulto que van a transformar en padres. Luego se forjan una identidad narrativa: yo soy el que … ha sido deportado, violado, transformado en niño soldado, etc… Si se les da posibilidades de recuperación, de expresión, un gran número de ellos, 90 a 95% se convertirá en resiliente. Hay que ofrecerles tribunas de creatividad y pruebas de chiquillos: actividades juveniles, preparar un examen, organizar un viaje, aprender a ser útil. Los jóvenes en dificultad se sienten humillados si se les da algo (y si además se les hace la moral). Pero vuelven a restablecer la relación de equilibrio cuando se les da la ocasión de dar. Cuando se hacen adultos, estos niños se sienten atraídos por oficios altruistas. Quieren que los demás se beneficien de su experiencia. Se convierten a menudo en educadores, asistentes sociales, psiquiatras, psicólogos. Al haber sido ellos mismos “niños monstruos” pueden identificarse, respetar al otro herido.

Para ir a la versión original

Cargando juego....



  • Jugado395 vecesValorado5 puntos de 5
  • Valora este juego


Aporte adicional de la unidad:

[Boris Cyrulnik] 







¡¡Juega a Pipo Gratis!!

Custom Search



Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico.
Google recibe información sobre tu uso de este sitio web. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. MÁS INFORMACIÓN ENTENDIDO