Todos aquellos que estén planeando una boda durante este año deben saber que este tipo de celebraciones ya no son como en las películas de antaño. Con el paso de los años, las bodas han evolucionado y se han adaptado a las nuevas modas y protocolos, volviéndose así menos formales y más personalizadas. Gran parte de este cambio se debe a la generación millennial, que ha modificado la forma en la que se celebra la unión de sus parejas para adaptarla a sus gustos y necesidades. Seguidamente, descubrirás cuáles son las tendencias que tienen más posibilidades de triunfar a lo largo del año.

En primer lugar, las novedades no significan que lo clásico desaparezca. De hecho, entre las novias todavía triunfan los vestidos elegantes y blancos. No obstante, la apariencia de “princesa” cada vez queda más atrás, por lo que los diseñadores apuestan por diseños más discretos con nuevos cortes. Entre los más tradicionales, se pueden encontrar vestidos ajustados con un hombro descubierto, y entre los más alternativos, es posible comprar vestidos que se complementan con prendas como chaquetas e incluso chalecos. Los trajes para hombre de este año siguen una línea más clásica, pero también sobresalen algunos más excéntricos por sus llamativos colores y bordados.

Por otro lado, hoy en día existen numerosos espacios donde celebrar los enlaces, tanto interiores como exteriores. Una de las tendencias más seguidas es realizar bodas temáticas, y por lo tanto ubicarlas en un espacio donde el tema escogido encaje. Por ejemplo, los amantes de los juegos de azar pueden celebrar su boda en espacios como el Casino Gran Madrid, que ya dispone de salas decoradas para estas celebraciones. En cambio, los que prefieran la temática medieval, pueden casarse en lugares como la finca Los Rosales de Cubas, que dispone de verdes jardines para simular la época de los juglares y los trovadores.

Respecto al catering, se espera que este año triunfen los foodtrucks, los famosos puestos sobre ruedas donde se puede encontrar comida de todas partes del mundo. Asimismo, también es probable que destaque la finger food, que consiste en pequeñas preparaciones similares a canapés o a pinchos. De todos modos, los restaurantes especializados en bodas cada vez se adaptan más al gusto de sus clientes, por lo que más allá de las modas, es posible escoger cualquier tipo de plato con facilidad. En definitiva, la mayor tendencia actual es convertir una boda en un evento único e inimitable, pero también se pueden integrar elementos de moda como la finger food u originales espacios para celebrar la unión.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here